lunes, 11 de abril de 2011

TRICONEXIÓN

Ayer me ensimismé con una interesante entrevista a James Fowler de la mano de Eduard Punset. Acabé maravillada. Si estáis interesados, podéis verla aquí.

No voy a repetir el contenido de la entrevista, que de por si ya es completamente autosuficiente. Más bien, os voy a comentar mis impresiones sobre lo que aprendí yo de ésta.

El principal resultado que expone este científico en cierta forma confirma lo que siempre hemos experimentado y ensayado en la vida: si nos rodeamos de gente buen rollera, alegre, optimista y con ganas, tenemos muchas más probabilidades de tornarnos así y que por lo tanto, la vida nos sonría en general, mientras que la gente pesimista, quejica y mal pensada, sólo atrae a la mala suerte… Lo novedoso e impactante, es que esto ocurre hasta un nivel tres de conexión (es decir, nos influyen nuestros amigos, los amigos de nuestros amigos y los amigos de los amigos de nuestros amigos), pero más allá de aquí no. Alucinante, ¿no creéis?

Esto va mucho más allá de lo que la intuición nos podría decir. Podríamos tender a pensar que nuestros amigos nos influyen mucho, los amigos de estos un poco menos, los amigos de los amigos de nuestros amigos aún menos… etc. Pero no, todos tienen un grado de influencia notable en nuestra vida. Es una gran responsabilidad. Cada acto o palabra que decimos puede estar repercutiendo la vida de muchas personas. Y sino, echad cuentas.

Otro corolario que extraigo de este descubrimiento es que si bien empezamos con ciertas condiciones iniciales a la hora de conocer a nuestros amigos (de pequeños, nuestros amigos más cercanos son los del cole, o los hijos de los amigos de nuestros padres), conforme crecemos, gracias a tener actitudes particulares, influenciamos a gente a nuestro alrededor que a su vez influencian otra gente, que a su vez influencian otra gente… Y aquí se para la cadena. Esto hace mucho más propenso que conozcamos a gente parecida o con estilos de vida similares a nosotros al haberlo contagiado nosotros mismo. Es decir, siempre seremos más propensos a encontrar a gente "especial" si nosotros lo somos..

En fin. Lo que se aprende un día, así, sin venir a cuento. Un corolario adicional: la solución de muchos de nuestros problemas está en la teoría de grafos. Que lo sepáis.

2 comentarios:

  1. HombreRevenido: ¿A que si? Yo todavía estoy alucinando.

    ResponderEliminar